Según Lili: Eva cura

El día que Lili (la señora que van a ver ahora) me dijo emocionada que con Evangelina sentía que la vida le daba una segunda oportunidad, que con sus hijas no había podido disfrutar ni dedicarse porque siempre había trabajado de sol a sol, no dudé: había llegado “la” persona justa para cuidar a mi hija.

Ese día también me dijo que creía que, de alguna manera, Eva la estaba curando. Que le había cambiado el cuerpo, que a sus 60 años estaba más fuerte y a su vez, más liviana. Que ya no se le hinchaban las piernas, un problema que la preocupaba desde hacía muchos años.

El episodio reciente del incendio en mi edificio y su preocupación y rapidez por sacar a mi hija del humo me hizo quererla y respetarla todavía más. A ella le quedó un poco de miedo y mucho dolor de piernas. Pero…

Hace menos de un año que Lili está con nosotras pero ya es parte de nuestra familia. Es como una abuela para Eva. La cuida como si fuera de su sangre. Así que, como su palabra vale mucho, se vienen nuevos capítulos con su voz como protagonista.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *