Retrato de familia

image

Eva juega a la familia clásica. Suele armar una imagen de tres en su cabeza -y en la casa- y a veces hasta suma hermanos. La observación de nuestra realidad y de otras realidades es evidentemente uno de sus dones. La descubro seguido observando lo que pasa a su alrededor.

– “Mamá, vos sos el papá, yo soy la mamá y Agustina -una de sus muñecas- es el bebé.”
– “Dale, hijita.” (¿Intento poner voz gruesa?)

Ella maneja la batuta. Agarra el bebé y le da de comer. Hasta que se cansa y me lo pasa (se lo pasa al “papá”).

– “Ahora te toca a vos.”

Otras veces va más allá. Proyecta una familia “tipo” en sus muñecos.

– “Mamá, Mickey es el papá, Minnie es la mamá, Agustina es el bebé y Alejandro, el hipopótamo de peluche, el hermano.”

La vida en su imaginación corre por un carril distinto a lo que, por ahora, pasa y nos pasa todos los días. Muchas veces me siento culpable por no enamorarme otra vez. Siempre me fue difícil y ahora más. Sé que es un error pero me entristece más por ella que por mí.

Mientras tanto, otra postal de la realidad: el papá de Eva hace rato que no llama. ¿O será que se perdió porque me hartaron sus comentarios, lo bloqueé en el whatsapp y tiene que gastar plata para comunicarse? Seguramente.

Más allá de todo, Eva hilvana sus piezas y las pone en su lugar.

– “Hija, ¿querés hablar con tu papá? Lo llamo si vos querés…” (la culpa, siempre la culpa)
– “No quiero, mamá.”
– “Listo, lo que vos necesites hija ¿Te acordás como se llama?”
– “Sí, Amadou. Y está en su casa.”

4 comentarios en “Retrato de familia

  1. navegando me acabo d encontrar con tu blog ame ller todo ,….. jiji me siento tan indentificada con tu historia bellisimo y mil bendiciones para las 2 estare al pendiente de tus blogs .. saludos desde ECUADOR

    1. Es largo de explicar. Después de varios cuestionamientos a la distancia –absolutamente injustos y desubicados– llamó un día que la nena estaba enferma y no me creyó. Ese día decidí no hacérsela tan fácil. Si llama y mi hija quiere atenderlo, bienvenido sea. Pero tendrá que ir a un locutorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *