Los Primos de Eva

Son como un círculo con varias manos. Una especie de scrum en el que todos tiran para el mismo lado. Evangelina está en el centro y sus primos la rodean en una red afectiva sin fisuras. Los veo, festejo y me tranquilizo.

Para ellos es Evuchi, Evuchina, Evuchini, Negri, Dulce de leche, Vuchi, Vuchina, Vu. El amor le pone apodos a las personas que amamos para acercanos quizás un poco más a ellas.

Salvador es el mayor. Es el padrino de Eva, hijo de mi hermano Gastón. Salvi es todo corazón. Cuida a Eva como un pequeño padre. Es increíble que ya lleve con él el instinto de protección. Tiene brazos flacos y largos que dan dos vueltas en el cuerpo de su ahijada. La sigue con la mirada aunque esté metido en su mundo adolescente. La preserva de lo peligroso. Si está Salvi cerca de Eva, no le puede pasar nada. Lo imagino su consejero: “Esto sí, está bien”. “Esto no, tené cuidado Eva”. Algo así. Tiene el don de pensar y sentir a la vez.

Le sigue Lorenzo, el rebelde. Lolo va a la suya y no le importa quedar bien con nadie. Si le caes bien, adentro!! sino sos un potus. Demuestra poco aunque es profundamente sensible. Eva lo puede. La deja hacer lo que ella quiere. Se pone a su altura y si se lo pide, juega a los juegos más aburridos del mundo para verla entretenida. El otro día abandonó la play por un rato y jugó con ella al fútbol, su deporte sagrado. Aplaude sus acrobacias. Lo sorprendí muchas veces dándole besos. Es conmovedor. Lo imagino agarrándose a las piñas con el que sea si le tocan a su prima.

Pía fue la primera nena de la segunda generación del Clan López y es mi ahijada. Tiene el alma en la mano y eso hace que muchas veces le duela todo o que esté en guardia. Con Eva bajó todas sus defensas. Lo primero que hace cuando llega a un lugar que sabe que está es buscarla hasta que la encuentra. Después le cuesta soltarla. La incluye en todo, logra borrar la diferencia de edades. Hace de prima, mamá, maestra, titiritera… lo que sea. La defiende aunque Eva haga lío. La veo indicándole el camino y secando sus lágrimas frente a sus primeros desamores. Y Eva a ella. Son guerreras.

Le sigue Emilia, también mi ahijada e hija de mi hermana Soledad. Junto con Pía me fueron preparando para ser mamá y ahora ellas cuidan a mi hija. Emi y Eva son dos y son una. Van juntas a todos lados y se recuerdan cuando están lejos. Hay días en que Eva se despierta pensando en jugar con Emi o la llama antes de dormir desde su teléfono sin tono. Siento que Emilia ve a Eva mejor que nadie a través de sus enormes ojos claros. Se divierte infinitamente con “Dulce de Leche” o “La Loquita” como le gusta decirle. Le cumple todos los deseos. Se va a disfrazar de Elsa para hacer realidad uno de ellos cuando cumpla 3. Hace poco le hizo hacer a mi mamá un ceremonia en la que ella se consagró “Madrina de Eva”. Las veo divirtiéndose juntas en el futuro. Tal vez, compartirán vacaciones y largas charlas siguiendo la historia que empezamos con mi hermana. Seguramente Emi será “la seria” y Eva “la que desafiará el límite” (como sus mamás). Se van a complementar como nosotras.

Y finalmente está Matilda, la más personaje de los cinco primos. Al revés de lo que pasa con los demás, “Matulina” es la que hace reir a Eva. Las une el desparpajo. Arrasan. No dependen de nadie ni tienen miedo. Bailan, cantan, se mueven, corren, juegan y siguen.”Matulina” aliviana todo. Nada parece grave. Si algo se rompe, no pasa nada. Las veo compartiendo fiestas y bailes. Destrozando corazones. “¿Qué? ¿No conocés a las primas López?”… Ya me parece escucharlo aunque falte tiempo. Sálvese quien pueda de ellas.

imageEva también tiene dos primos en Senegal. Son Mama y Falou, los nenes de la foto. Hace poco Amadou me contó que Mama (ya adolescente como Salvi y Lolo) pregunta por su prima. Ella es como Emilia, más seria. Falou es Eva en varón, imparable. Parece que el otro día la vio en una foto y se puso triste porque quería jugar con ella. En Africa Eva es una foto. Pero algo pasa: todos la aman igual que acá. Algunos la tienen como fondo de pantalla del celular.

De este lado del océano, al Clan López le falta todavía un hijo de Ezequiel, el Padrino de los seis. Y quizás alguno más de Sole. Ya vendrán y el scrum será más fuerte todavía.

Si tuviera otra vida, me gustaría darle un hermano a mi hija. Los buenos hermanos como los míos sanan. A mis 44 no lo veo muy posible aunque es cierto que mis óvulos congelados me recuerdan que no todo es tan definitivo. Igualmente, Eva tiene primos que son como hermanos. Estoy segura de que nunca la van a dejar caer.

10360538_10208564131367867_241413770118542576_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *