En Viaje

306948_14102015 (1)El Viaje juntas empezó formalmente el 13 de marzo de 2013 a las 3.40 pero los preparativos llevaban más de los nueve meses que marca el calendario maternal. Tal vez años.

Para principios de marzo ya había armado y desarmado mil veces mi valija roja con ruedas con todo lo necesario para recibir a mi cachorra. Fui sacando y metiendo cosas con el paso del tiempo al compás de cada contracción.

100_8579Las amigas que estuvieron conmigo siempre y más en ese “momento cumbre” me recuerdan guardando todo para ella y también cosas insólitas para mí: libros, un grabador y cds –para ponerle música durante el parto y la internación–, mis cremas de siempre… Lloramos de la risa cada vez que lo recordamos. Yo sentía que encontrarme con Eva iba a ser el viaje más importante de mi vida y quería recibirla con lo que soy. Hasta me maquillé para el parto.

Siempre me gustó viajar. Siempre me sentí libre investigando nuevos horizontes. Cercanos o lejanos. Hace poco pensaba que en los últimos momentos de la vida, cuando uno seguramente se dirime con su propia cabeza, deben aparecer imágenes. Yo ya tengo guardadas varias increíbles, paradisíacas con ella.

Eva nació cuando asomaba el Otoño y fue creciendo al calor de la Primavera. En ese tiempo me prometí llevarla a los lugares en los que sentí libertad y felicidad y que, cuando me fui, se quedaron con algo mío. Es uno de los legados que le quiero regalar a su vida.

Tenía ocho meses cuando hicimos el primer viaje. Elegí Brasil y vinieron mis papás. Es una de las tantas bendiciones que Eva le trajo a mi historia. Le dio un sentido y me hizo reconciliar con mis viejos, ahora menos papás y más abuelos. Rio es una de mis ciudades de Sol. Nos movimos como peces en el agua aunque ella era muy chiquita.

SAM_2775No molestó el calor, ni la lluvia, ni nada. Mi mamá tocó el cielo con las manos con el Cristo, mi papá perdió el vértigo a metros y metros de altura. Yo me cargué del espíritu carioca que es tan parecido al mío. Nos reímos mucho. Eva acompañó sin problemas, disfrutando y adaptándose a todo. Estuvo en la playa, se metió al agua de la pileta con sus abuelos, saboreó como nosotros otras comidas y bailó en las chiringuitos de la Costanera. Se subió a combis, colectivos, subtes. Fue su primera “salida internacional”.

100_9204Unos meses más tarde, fuimos a mi segunda casa: Mar del Plata. Ahí arrojamos junto a mi hermano Ezequiel, uno de sus padrinos, el cordón umbilical al mar. Un símbolo de desapego que también quiero dejarle como legado. Su vuelo alto sin mí será mi vuelo algún día. En Mardel Eva tenía apenas 9 meses y unos días.

SAM_4259Era noviembre de 2014 cuando nos subimos a otro avión rumbo a Cuba, otro de mis destinos preferidos. Eva tenía un año y ocho meses y se repitió la historia. Ella, más grande, hizo amigos de su edad y adultos que la buscaban en los hoteles que estuvimos para saludarla. La música cubana la subió a escenarios. Siguió disfrutando de todo. Verla cerca de parte de lo que son sus raíces es otro de mis deseos y orgullos.

IMG_0327Y finalmente este año cruzamos el Océano. Eva conoció al Papa en Roma, corrió sin descanso por El Retiro de Madrid, se llenó de arena y mar en las playas de La Coruña –la tierra de mi abuela Carmen– y se metió en todos los negocios de diseño de Barcelona. Volvió a adaptarse a todo. Otra vez con sus abuelos y yo, cerrando círculos y escribiendo nuevas páginas.

Confieso que desde que nació tengo una mágica cábala infantil. Todos los fines de año, cuando explotan los petardos y vuelan los globos de luz, salgo con ella y nuestra valija roja a dar una vuelta manzana por Temperley, mi origen. El primer año se sumó mi mamá y con el tiempo se fueron sumando amigos que sueñan como yo. Mi papá y mis hermanos son más reticentes. Se ríen de mi ridiculez. En sólo horas volveremos a hacerlo. Quedan muchos destinos felices y libres por descubrir y redescubrir con ella sin plazos ni tiempo. Ojalá llegue el día en que caminemos juntas por las calles de Atenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *