El sol en los anteojos

¡Prestame los anteojos, mamá! ¡Hay mucho sol!

Acabábamos de bajar del colectivo. Detrás habíamos dejado las marchas, las banderas y los petardos “¿Es carnaval otra vez, mamá?” “No, hija. Son personas que están enojadas y reclaman. Si algo no te gusta, tenés que protestar”.

Once era un loquero. Autos, colectivos, bocinazos… Ella y yo de la mano, agarradas fuerte. Ella, orgullosa de su trenza con la “colita de color oro” y mis anteojos. Yo, nerviosa y feliz.

Le pedí que cuidara mis lentes y me quedé con su espada de Spiderman. Avanzamos tarareando canciones conocidas e inventadas. Me pidió golosinas para compartir con sus compañeros. Me dijo que iba a disfrutar en el jardín. También, que la próxima vez quería viajar en colectivo sola. Que sabía cómo llegar. Y que yo estaba muy linda. “Quiero ser la mamá más linda para vos, hija”, me emocioné. “¿Cuando salga del jardín me vas a venir a buscar?” “Claro, ahí voy a estar”.

Lo demás quedó afuera de la foto. Evangelina empezó sala de 4 sin problemas y yo, mis vacaciones en Capital con y por ella. Después de dejarla en el jardín, fui a ver la película “Camino a Casa”. Lloré pensando en que es verdad, lo que pasa en la niñez deja marcas para siempre. ¿Qué postales de nosotras guardará mi hija en su memoria? Ojalá guarde esta foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *