Mamá soltera por elección

Llegué a Eva María Bernal buscando conocer otras historias de mamás solteras. Eva vive en Madrid, tiene tres hijos -todos nacidos por reproducción asistida-, y una larga experiencia escribiendo y asesorando a otras mujeres sobre la Maternidad sin una pareja. Acaba de publicar el libro “Madres solas por elección” y escribió este texto para el blog.

Un Gracias enorme Eva! Tu mensaje está llegando a personas que seguramente lo necesitan.

**************************************************************************
Eva María Bernal

Mi nombre es Eva María Bernal y hace 13 años decidí formar una familia aún no teniendo pareja. Nunca en mi vida me había planteado la posibilidad de que ocurriera algo así. Decidí ser lo que se suele llamar madre soltera por elección.
Tenía casi 37 años y varias relaciones fallidas más o menos largas y sentía que ya no tenía tiempo para seguir esperando a ver si aparecía ese hombre fantástico con el que formar la familia para la que me sentía preparada desde que cumplí 25 años.
Se lo comuniqué a mi familia, me di un tiempo para asentar la decisión e inicié el proceso de tener un hijo por inseminación con donante.
Tras realizarme cinco y solo lograr un embarazo que acabo en aborto, pasé a Fecundación in vitro con la que por fin logré llevar un embarazo a término y que naciera Rodrigo, mi hijo mayor.
Estando todavía en el hospital empecé a pensar que mi familia tenía que crecer, así es que unos meses después me puse en contacto con la clínica para reservar muestras del donante. Lamentablemente solo quedaba una y estaba reservada, por lo que contactaron con él para pedirle que volviera a donar, a lo que felizmente accedió.
Los dos primeros años de Rodrigo los pasé muy, muy feliz. Era un sueño hecho realidad y sobre todo a veces me preguntaba cómo había tenido el valor para llevarlo a cabo porque según pasan los años lo que tengo cada vez más claro es que aunque a tener hijos nos da un empuje extraordinario, hace falta valentía para enfrentarse a todos los retos que supone la crianza de un hijo en solitario.
Empecé la búsqueda de mi segundo hijo, que me llevo tres años en los que tuve que pasar a donación de óvulos tras realizar 4 fecundaciones in vitro que fueron bastante mal. Dado que había sido un proceso progresivo no me costó mucho renunciar a mis genes, pero de los 3 tratamientos de donación de óvulos, solo acabé consiguiendo tres nuevos embarazos que acabaron en abortos de diversos tipos.
Por fin, cuando Rodrigo acababa de cumplir cinco años y yo estaba prácticamente arruinada, decidí dar un último salto y pasar a un tratamiento no muy extendido pero del que yo ya había conocido niños nacidos de compañeras mías en la Asociación madres solteras por elección: la adopción de embriones o más correctamente la donación de embriones.
Y así tras tres años, 18 intentos entre tratamientos y transferencias, tres abortos y mucho dinero gastado, llegó el embarazo definitivo que trajo a mis gemelos Aitana y Martín.
Habían sido unos años tan duros en cuanto a la reproducción asistida, pero tan plenos junto a Rodrigo que a partir de su nacimiento ya solo quedaba VIVIR, sentía que empezaba el resto de nuestra vida.
Ahora siento que mi familia está formada y si con el tiempo se nos une una pareja, bienvenida sea, pero ellos y yo somos una maravillosa realidad por nosotros mismos.

Desde hace más de tres años me dedico a asesorar a personas que están en reproducción asistida de cualquier modelo familiar. Parte de los servicios que ofrezco son mis libros, el último de ellos es Madres solas por elección, desde la toma de decisión hasta los primeros años del niño.
13 años dan para adquirir mucha experiencia y además, dado que muchas de las mujeres que me rodean han formado sus familias como yo, sus vivencias y testimonios son también parte fundamental del libro.
El libro es un gran manual para aquellas mujeres que están por empezar, que se encuentran en algún momento del proceso o que ya tienen a su hijo. Todas encontrarán capítulos que pueden ayudarlas.

Eva María

Pueden leer más sobre Eva, su historia y sus libros en:
www.evamariabernal.com
www.creandounafamilia.net
http://mujersoltera.creandounafamilia.net/p/el-libro.html?m=1

Su twitter es: @evambernal

Mamás fuertes, hijos fuertes

Los estudios son estudios. Ojalá sea cierto!

****************************************************************************
Los hijos de las mamás solteras son más exitosos (Redacción de Día a Día)

Ser mamá soltera en cualquier parte del mundo no es fácil. Ellas lo saben, su entorno también. En pleno siglo XXI, aún subsisten esteorotipos que son difíciles de derribar.

Sin dudas, es hora de dejar atrás cualquier tipo de prejuicio en ese sentido. Las mamás solteras hacen un sacrificio fenomenal para criar a sus hijos y, en muchos casos, lo llevan adelante en la soledad absoluta y sin asistencia de los papás.

Al parecer, esos sacrificios que hacen se reflejan en sus hijos, sobre todo las mujeres, a la hora de tener éxito en la vida y más oportunidades.

Todo esto fue probado por un estudio de Harvard escrito por Kathleen McGinn, en donde se indicaba que los hijos de estas increíbles mujeres no sólo se convertían en adultos felices sino que también llegaban a tener salarios más altos que sus contrapartes, algo que se daba especialmente en el caso de las chicas.

Al mismo tiempo, los chicos que crecían con madres solteras tendían a ser hombres adultos que ayudaban mucho más con las tareas del hogar y con el cuidado de los hijos cuando llegaba la hora de formar su propia familia.

Para realizar el estudio, McGinn le hacia la siguiente pregunta a los participantes: ¿Hubo alguna ocasión en que tu madre trabajara tomando en cuenta el período posterior a tu nacimiento hasta que cumpliste 14 años? El concepto de ‘trabajar’ se mantuvo más bien general, ya que lo que realmente le importaba a la investigadora no era lo duro que trabajaban las madres ni las horas que pasaban fuera de casa, sino si es que estos niños habían crecido con una mujer que fuese profesional o independiente como un modelo a seguir.

Muchas veces las madres sienten culpa a la hora de salir de casa y entrar en el mundo laboral, pero es hora de dejar esa culpa de lado, especialmente cuando vemos estudios como este, que no sólo prueban que son mujeres fuertes y modelos a seguir, sino que también, que al salir a trabajar ayudan a sus hijos en formas que cambiarán su vida de forma positiva para siempre.