El mejor consejo: “Todo va a ir bien”

Laura Mascaró Roger es abogada, escritora y mamá soltera de un nene de diez años. Vive en España. Promueve la educación en casa. Escribió un libro para Mamás Solteras. Pueden leer más sobre ella en www.lauramascaro.com

********************************************************************************
10 consejos para las madres solteras
por Laura Mascaró

Mi hijo nació en febrero de 2005. En estos casi diez años sólo he escrito sobre las madres solteras en dos ocasiones. La primera, en septiembre de 2010, para un carnaval de blogs sobre homeschooling (educación sin escuela), que podéis leer aquí. La segunda, en junio de 2013, para mi blog de homeschooling.

Ahora sé muchas cosas que me habría gustado saber cuando nació mi hijo. Sé que hay cosas que son más fáciles de lo que parecen, sé que criar sola tiene muchas ventajas, pero también sé que nos han engañado con esa imagen de super-mujer que puede con todo, esas Bree Van De Kamp que son excelentes amas de casa, cocineras, reposteras, madres, esposas, vecinas y trabajadoras. Si además eres madre soltera, te toca hacer de padre y madre añadido a todo lo anterior y todos esperan que lo consigas (tú la primera). Con ello es fácil terminar el día con la sensación de no haber hecho nada bien, con la sensación de ser un fracaso y con la ilusión de que todo sería más fácil si… si tuvieras pareja, o si tuvieras un trabajo mejor, o si te tocara la lotería, o si no tuvieras hijos, o si vivieras en otro sitio, o si hubieras estudiado, o cualquier otra circunstancia que no se da. Sea cuál sea tu circunstancia siempre podría ser mejor pero también podría ser peor.

Después de estos diez años, y ahora que ya no soy madre soltera, me atrevo a dar diez consejos a las madres solteras (aunque algunos de ellos son válidos para cualquier madre e incluso para los padres).

*Está bien pedir ayuda.
Como no me importa ser políticamente incorrecta voy a decir que el feminismo ha hecho mucho daño. Nos han hecho creer que tenemos que hacerlo todo nosotras, que tenemos que demostrar que somos capaces, que somos autónomas, que somos independientes y que no necesitamos ayuda. Necesitar ayuda sería reconocerse débil ¿verdad? Pues no. La verdad es que la ayuda no sólo es deseable, es también necesaria. Puedes pedírsela a tus amigos y familiares o puedes contratarla. No pasa nada por contratar a una canguro (baby-sitter) de vez en cuando o a una persona que limpie tu casa o que se ocupe de tus impuestos. A lo mejor sólo necesitas a alguien con quien hablar, sea en persona o por internet. Los foros y blogs de crianza nos han hecho mucho bien a muchas madres que nos hemos visto solas. Delega todo cuanto puedas, no es imprescindible que lo hagas todo personalmente. Olvídate de la imagen de super-mujer y pide ayuda cuantas veces sea necesario.

*Organízate pero no te obsesiones.
El perfeccionismo es nuestro peor enemigo. Un poco de organización es necesaria para no volvemos locas y no convertir nuestra vida en un caos (aunque la mayor parte del tiempo te va a parecer que sí es un caos). Conviene establecer prioridades y aprender a gestionar el tiempo pero quedando siempre abiertas a nuevas circunstancias o necesidades que puedan surgir. Mi prioridad, por ejemplo, nunca fue que la casa estuviera perfectamente limpia y ordenada. Sin embargo, como nos sentimos mejor cuando la casa está arreglada, en varias épocas he contratado a una persona para que se ocupara de ello. Cuando lo hacía yo seguía el clásico sistema (y que ahora ha popularizado Marla Cilley en su web flylady.net) de asignar un día de la semana a cada tarea. Por ejemplo, lavar la ropa los lunes, cambiar las sábanas los miércoles o hacer la compra los jueves. Hay muchos sistemas de organizar el hogar y ninguno es mejor que otro. Simplemente tienes que encontrar el que funcione bien para ti y, en cuanto sea posible, implicar a tus hijos para que colaboren.

*Las mujeres casadas no lo tienen más fácil.
Es relativamente fácil caer en la inercia de creer que la vida de las mujeres casadas es mucho más cómoda que la nuestra, pero eso no siempre es así. Yo siempre he preferido centrarme en las ventajas de ser madre soltera, porque las hay. Por ejemplo, tener la responsabilidad de tomar todas las decisiones no fue nunca una carga para mi. Al contrario, pude tomarlas después de analizar todas mis opciones sin tener que convencer a otra persona de que esa decisión era la mejor. Pude elegir el tipo de crianza que quise para mi hijo (sin castigos y con autorregulación, por ejemplo) y también su educación (sin escuela). Tengo demasiadas amigas que no encuentran en sus maridos a un compañero de vida sino más bien a alguien con quien siempre deben estar negociando, si no peleando; así como otras tienen maridos prácticamente ausentes, que no toman parte activa en la vida de sus hijos pero después sí están ahí para cuestionar, criticar y juzgar.
También hay cosas que son mucho más fáciles de gestionar cuando sólo se trata de dos personas (las madres solteras que tienen más de 1 o 2 hijos son la excepción). Nosotros el año pasado decidimos hacer un viaje recorriendo América, desde Nueva York hasta Buenos Aires. La logística fue mucho más simple que si hubiéramos sido 3, 4 o más personas. Pudimos alojarnos en casas de otras familias y cabíamos sin problema en sus coches, por ejemplo.

*Busca un referente masculino.
Es bueno para los niños tener siempre un modelo masculino y uno femenino de los que aprender. No importa que tus hijos no sean varones, igualmente lo necesitan. A veces es difícil de encontrar y hay que saber encontrar el equilibrio entre ese rol de modelo a seguir y el rol de padre, que es otro muy distinto. Puede ser un familiar, un amigo de la familia, el padre de un amigo del niño, un profesor, etc. Hay muchos hombres en el mundo como para permitir que nuestros hijos se vean reducidos a un mundo exclusivamente femenino.

*No hables mal de los hombres ni de la vida en pareja.
No importa cuál sea la circunstancia concreta que te haya llevado a ser madre soltera. Nunca está justificado que hablemos mal de los hombres (así, en general) a los niños, ni que critiquemos a todas las parejas sólo porque no nos gustan o porque nos gustaría tener una. Hablar mal de los hombres a veces conlleva que el niño detecta nuestro resentimiento por el hecho de estar solas y, al creer que eso no debería ser así, decide asumir un papel que no le corresponde. Muchos hijos -sobre todo varones- de madres solteras asumen el papel de “hombre de la casa” o cabeza de familia, con lo que asumen responsabilidades que no les corresponden, como preocuparse por las finanzas familiares o por el bienestar emocional de la madre.

*Cuidate y tómate un descanso de niños.
De nuevo, voy a ser políticamente incorrecta, porque hoy en día parece que para ser una buena madre una tiene que dedicar el 100% de su tiempo y el 100% de su energía a los hijos. Nada más lejos de la verdad. Para podernos dedicar adecuadamente a nuestros hijos debemos primero asegurarnos de que nosotras estemos en condiciones de hacerlo. A menudo me preguntan cómo consigo hacer tantas cosas (trabajar, educar en casa, viajar, dar conferencias, tener vida social, seguir estudiando, etc). Lo que más me dicen es “seguro que duermes poco”. Pero es justamente al contrario. Duermo 8 horas diarias y eso es innegociable. Si duermo menos no tengo la energía ni la claridad mental necesarias para hacer todas esas cosas que debo y quiero hacer.
Muchas madres se sienten culpables ante la idea de dejar a los niños al cargo de otra persona si no es por obligación (porque tengan que trabajar o ir al médico, por ejemplo). Pero si piensan en dejarlos para ir al cine, o a cenar con amigas, o a hacerse la manicura, entonces se ven como “malas madres”. Sin embargo, yo lo recomiendo encarecidamente. Mi hijo no va al colegio y yo trabajo desde casa. Si no lo dejara de vez en cuando para hacer cosas que no sean del trabajo creo que mi equilibro y mi salud mental se resentirían.

*No todo depende de ti.
En serio, aunque nos toque hacernos responsables de muchos asuntos a la vez, siempre habrá cuestiones que no dependan de nosotras y que no merecen nuestra atención porque supondrían un gasto innecesario de energía. El tema estrella entre las madres separadas (porque las solteras y las viudas no tienen ese problema; tienen otros) es el de las visitas paternas. A lo mejor tienes suerte y su padre, aunque no conviva con vosotros, aporta dinero y se ocupa de los niños varias horas a la semana o varios días al mes. Pero a menudo los padres dicen que van a ir y no van, no llaman y, en general, no hacen más que decepcionar al niño. Puedes hablar con él, obviamente, pero no está en tu mano cambiar su carácter ni su comportamiento.

*No te compares (ni con solteras ni con casadas).
Compararse con otras personas nunca es una buena idea. Asume que tus circunstancias son las que son, para bien y para mal, y no intentes cambiar lo que no se puede cambiar. Saca el mejor provecho posible de tu situación. Tengo amigas que son madres solteras porque son viudas; ellas están en peor situación que yo. Otras son divorciadas y reciben un dinero cada mes por parte de su ex marido; en esto, ellas están mejor que yo. Otras están casadas y se pasan el día discutiendo con sus maridos o bien ignorándose mutuamente; éstas también están peor que yo. Y algunas son madres solteras y en vez de tener un hijo tienen tres o cuatro, considero que para ellas las cosas también son más difíciles que para mi, que sólo tengo uno. Pongo estos ejemplos para mostrar que no existen las circunstancias ideales y que compararnos con otros sólo nos producirá frustración porque, como dicen los anglosajones, la hierba siempre parece más verde en el jardín del vecino. Pero sólo lo parece, ésa es la buena noticia.

*Aprende a optimizar tus finanzas.
Una madre soltera debe estar preparada para cualquier eventualidad. Si sólo pudiera dar un consejo sería éste: aprende a crear un sistema de ingresos pasivos. Son esos ingresos que sigues recibiendo sin necesidad de trabajar, como las rentas por alquiler, los derechos de autor, o los ingresos generados por negocios automatizados.
Si pudiera dar dos consejos, el otro sería: crea un fondo para emergencias. No tienes a otra persona que pueda cubrirte en caso de emergencia, así que es mejor estar preparada de antemano.
Y, por supuesto, aprende a reducir tus gastos tanto como te sea posible. Gastar menos de lo que ingresas te permite ahorrar, ahorrar te permite invertir e invertir hace que tu dinero genere más dinero.

*Todo va a ir bien.
Lo más importante es saber que todo va a ir bien. Que todo va a ser más fácil a medida que pase el tiempo. En primer lugar, porque tendrás más experiencia y más confianza en ti misma. Y en segundo lugar, porque los niños van a ser cada vez más autónomos y van a depender menos de ti. Recuerdo con gran alivio el día que mi hijo aprendió a vestirse sólo, el día que aprendió a lavarse los dientes sólo, el día que aprendió a ducharse sólo y el día que empezó a sacar la basura a la calle, por poner sólo algunos ejemplos. Ya no es un bebé que requiere mi atención constante. Ni un niño de un año que precisa vigilancia mientras da sus primeros pasos y que le den la comida a la boca. Tu maternidad no va a ser perfecta, pero ninguna lo es, digan lo que digan algunos blogs y algunas revistas o programas de televisión.

Mamás fuertes, hijos fuertes

Los estudios son estudios. Ojalá sea cierto!

****************************************************************************
Los hijos de las mamás solteras son más exitosos (Redacción de Día a Día)

Ser mamá soltera en cualquier parte del mundo no es fácil. Ellas lo saben, su entorno también. En pleno siglo XXI, aún subsisten esteorotipos que son difíciles de derribar.

Sin dudas, es hora de dejar atrás cualquier tipo de prejuicio en ese sentido. Las mamás solteras hacen un sacrificio fenomenal para criar a sus hijos y, en muchos casos, lo llevan adelante en la soledad absoluta y sin asistencia de los papás.

Al parecer, esos sacrificios que hacen se reflejan en sus hijos, sobre todo las mujeres, a la hora de tener éxito en la vida y más oportunidades.

Todo esto fue probado por un estudio de Harvard escrito por Kathleen McGinn, en donde se indicaba que los hijos de estas increíbles mujeres no sólo se convertían en adultos felices sino que también llegaban a tener salarios más altos que sus contrapartes, algo que se daba especialmente en el caso de las chicas.

Al mismo tiempo, los chicos que crecían con madres solteras tendían a ser hombres adultos que ayudaban mucho más con las tareas del hogar y con el cuidado de los hijos cuando llegaba la hora de formar su propia familia.

Para realizar el estudio, McGinn le hacia la siguiente pregunta a los participantes: ¿Hubo alguna ocasión en que tu madre trabajara tomando en cuenta el período posterior a tu nacimiento hasta que cumpliste 14 años? El concepto de ‘trabajar’ se mantuvo más bien general, ya que lo que realmente le importaba a la investigadora no era lo duro que trabajaban las madres ni las horas que pasaban fuera de casa, sino si es que estos niños habían crecido con una mujer que fuese profesional o independiente como un modelo a seguir.

Muchas veces las madres sienten culpa a la hora de salir de casa y entrar en el mundo laboral, pero es hora de dejar esa culpa de lado, especialmente cuando vemos estudios como este, que no sólo prueban que son mujeres fuertes y modelos a seguir, sino que también, que al salir a trabajar ayudan a sus hijos en formas que cambiarán su vida de forma positiva para siempre.

Papá por skype, nueva versión

Ultimo sábado al mediodía. Eva estuvo con tos toda la noche pero finalmente pudimos dormir. El plan inmediato era ir al cine. Ya van tres sábados seguidos que vamos a ver distintas películas. Desde que vio Zootopia en pantalla gigante me pide ir en la semana y yo accedo encantada el fin de semana. Le gusta el cine como a mí.

Suena el celular. Característica +54 351… Es el papá de Eva, ya lo sé. Antes figuraba privado en la pantallita pero ahora aparece el +54 351… (¿Estará en Córdoba?) y un número larguísimo (no, es Dakar). Se olvidó de llamar a su hija el día de su cumpleaños pero aquí está otra vez.

– Hola, ¿cómo estás?, ¿todo bien? ¿te podrás conectar al skype? (él, todo en inglés).
– Sí, cortito porque nos vamos al cine (yo, en inglés también).

Y ahí vamos. Siguiendo los consejos de mi psicóloga, no tengo que hablar con él más de la cuenta. Me tengo que correr del rol de intermediaria y que hablen entre ellos sin mí, lo que me cuesta mucho porque siento que dejo a Eva sola y sin terminar de entender nada. Pero probemos…

Aparece en el celular y lo saludamos. Nos ve y sonríe. La misma sonrisa de mi hija. Ella se acerca a la pantalla y le saca la lengua. El sonríe otra vez. “Hola amor…! ¿Cómo estás? ¡Qué largo tenés el pelo!”, le dice. “Papá dice que tenés el pelo largo”, le traduzco para romper el hielo. Ella vuelve a acercarse a la pantalla y se toca los rulos. “Mirá mi pelo –agrega él en espejo– también está creciendo”.

Con el supuesto gualicho que le impide venir a la Argentina adentro de él, Amadou asegura que probó varias cosas en Africa. Desde remedios hasta cortarse las rastas hasta los hombros que tenía cuando lo conocí. Lo último es cierto. Estando embarazada apareció un día también por skype con el pelo al ras.

Pasaron más de tres años y su pelo también creció. Y ahora le muestra las rastas a su hija. Eva lo vió y abrió los ojos más grandes que de costumbre con la emoción y la sorpresa propia de lo que uno ve y descubre por primera vez. Después, quiso pintarle la cara con unos maquillajes para niños en celeste y blanco que había prácticamente agotado en mi cara. También quiso compartir un caramelo de limón que él hizo como que comía.

Breve intercambio conmigo y… “los dejo un rato así preparo todo para irnos”.

“¿Hola mi amor… te amo! ¿vos me amás?…, le preguntó. Eva respondió con la canción que ella misma creó, “Firiquiparicá…”, ayudada con el micrófono nuevo que le había regalado su amigo Lucca el día anterior. “Bravísimoooo!”, respondió él. “¿Todo bien?… Papá te ama!”, él. “Sí, todo bien”, ella. Y la conversación siguió así. Con declaraciones permanentes de amor de parte de él y cánticos y piruetas de parte de ella. Por momentos, él le decía “Phenda” y Eva no respondía. En Senegal, cuando Evangelina nació, hicieron una fiesta y le pusieron ese nombre. “Phenda” significa “Pertenecida”.

Los escuché desde mi habitación con algo de tristeza hasta que ya no hubo más tiempo.

-“Nos tenemos que ir”… (yo, mientras cambiaba a Eva de Otoño para que la tos no avance…)
-“¿Me podrás llamar a la noche?” (él)
– “No voy a poder” (yo)
– “Ok, si podés… cuídense” (él)
– Chau, que tengas un buen día, empieza Kunfu Panda 3… (yo)

Terminó la conversación con su concierto de frases amorosas de siempre como si estuviera acá. Yo le digo que se pone un CD rayado, que ya está, que cansa mucho escuchar siempre la misma canción. Sí tenemos algo en común: le confirmé que nuestra hija es fuerte, que arrancó el jardín y que, mientras muchos nenes se enfermaron, ella sólo tuvo-tiene tos sin fiebre. En eso nos unimos y le agradecemos a Dios.

Mi Estrella

Dos semanas y cuatro días

Todo parece moverse a la velocidad de un rayo en nuestro mundo. En las últimas dos semanas y cuatro días Evangelina empezó el jardín, se adaptó, se encerró en el baño como un juego, me trepé por una ventana para “rescatarla”, tuvo tos y adenitis (se le inflamó un ganglio), se mejoró, vio su primera película en pantalla gigante, “compuso” su primera canción y cumplió sus esperados 3 años. Desde que nació mi hija, marzo es una especie de huracán de cambios, comienzos, emociones y cansancio. También de imágenes.

evacocinaMuchas de las que guardo son del 13. La vuelvo a ver a las 0.00 como encendida escuchando la alarma del celular para avisarnos que empezaba su cumpleaños. La veo buscándome en la cocina mientras yo prendía y ella apagaba su primera vela del día y después correr juntas a la habitación. “Cerrá los ojos, hija”… (su regalo estaba escondido en mi placard) “Ahora abrilos”… Recuerdo la sorpresa en sus ojos cuando vio la cocinita que venía pidiendo. Le gusta cocinar aunque me ve muy pocas veces hacerlo. “Cocinamos” hasta la 1.30 de la madrugada.

La recuerdo esa misma madrugada cerca de las 5 dando vueltas en su cama por culpa de la maldita tos. “Tranquila hija, ya va a pasar. Mamá te cuida” (es la frase que me sale siempre cuando siento que ella se debilita). Sin tos ya, la vuelvo a ver entredormida  y sonriendo…”Mamá, la cocinita…” y un ok con el pulgar hacia arriba que después transformó con otros dedos en un corazón. Siempre armamos corazones con las manos que nos arrojamos entre nosotras a través del aire.

Nos veo abrazadas yendo solas al mediodía hacia Temperley. Rodeadas de bolsos con nuestra ropa, sandwiches de miga y el cotillón de Frozen. La veo corriendo horas después por el salón donde fue el festejo mientras mi mamá, una amiga y yo limpiábamos todo y vestíamos paredes blancas con guirnaldas y globos de colores.

evaconfrancoevafrozenLa vuelvo a ver ya con su cumple en marcha. Primero rodeada de sus primos, después de familiares, amigos e hijos de amigos con ella como protagonista. La veo observando todo muy pensativa con sus ojos negros y la carita pintada de plateado… ¿En qué estarás pensando hijita?…

La veo jugando con un perfume sencillo de princesas –su regalo preferido entre otros mucho más llamativos– y disfrutar entre burbujas gigantes. Me veo calmándole su llanto cuando el animador tuvo la desafortunada idea de prender fuego un libro. La sentí más aferrada a mí que nunca. 

Cuando las luces se apagaron y quedamos los de siempre, volvió a ser ella en plenitud. En la casa de mis viejos, su segunda casa, nos cantó “su” tema en un escenario improvisado. Antes de irse a dormir, intentó curarle un dedo a mi papá con su perfume de princesas, a esta altura una especie de pócima. El abuelo Pichi no se sacó la curita hasta que ella “le dio el alta” el día después. Qué maravillosas caras tiene el amor.

El lunes debutó en capoeira. El martes salimos con el blog en un diario y perdimos el anonimato por un rato. El miércoles fuimos ella y yo otra vez en nuestra casa sin apuros ni otras miradas. A veces siento que es ahí, justo ahí, cuando el mundo se detiene aunque estemos en movimiento. Se detiene por un rato. Anoche volvió la tos y me levanté tres veces para hacerle vapor y abrazarla fuerte. Volví a decirle al oído mientras lloraba que se quede tranquila. Que estoy yo para cuidarla.

12832345_10209187619754687_8551413442938420205_n (1)

Eva cumple 3 y yo brindo

Muchos se ríen de mí cuando cuento la anécdota o me miran con cara de “estás loca”. Tal vez tengan razón. Desde que Evangelina cumplió un mes, canto y prendo una vela todos los 13 a las 0.00 para festejar su crecimiento.

Al principio la apagaba sola a su lado y algunas veces se prendían familiares y amigos con aplausos y soplidos. Cuando cumplió 1 empezó a entender. Aprendió a soplar, a saber que hay una canción del Cumpleaños Feliz y que los homenajeados reciben regalos y no hubo vuelta atrás.

imageNo le importan tanto la canción ni los regalos. Lo que más le gusta es el momento de la vela. Cuando hay luz, quiera estar cerca.

Fuera de casa, se pelea por estar en la primera fila en otros cumpleaños. En casa, me hace gastar media caja de fósforos cada 13 desde las 0.00 hasta que la vela empieza a consumirse. Prendimos muchas velas juntas desde el 13 de marzo de 2013. Las principales están guardadas en el cajón de sus recuerdos.

Cada nuevo año de mi hija es un volver a empezar para mí y, a su vez, una celebración continuada. Eva es una nena única. La hija más increíble que me pudo haber tocado.

Por eso y por muchas cosas más brindo hoy.

* Brindo porque se presenta como “Soy Eva”, “Soy artista” y “Me gusta correr” y lo sostiene a ultranza en el discurso y en la realidad.

* Brindo por lo que ella es más allá de lo que yo le pueda enseñar y transmitir. Por su firmeza frente a lo que le gusta o no le gusta. Por lo que genera en los que la conocen personalmente o la siguen por fotos.

* Brindo porque se adaptó y se sigue adaptando a lo poco y a lo mucho, a guarderías, niñeras, al colegio, al frío y al calor. Porque se mimetiza sin problemas en un colectivo atestado o en un avión de lujo.

* Brindo por su primer año, por su segundo año, por su tercer año. Porque siempre corrió aire fresco a nuestro alrededor. Porque lo suyo es la sonrisa, el movimiento y el histrionismo. Porque llora poco cuando se cae y deja las lágrimas para los caprichos y los berrinches.

Eva cumple 2

* Brindo porque me ayudó a romper muchas de mis viejas y oscuras estructuras. Entre ellas, la de creer que uno puede digitar todo en su vida.

* Brindo porque no le tiene miedo a las tormentas, porque le gusta caminar bajo la lluvia con o sin paraguas.

* Brindo porque ama a los animales. Porque quiere moverse por la vida con la libertad de un pájaro.

* Brindo porque todas las noches busca a la luna en el cielo desde la tierra.

* Brindo porque, aunque ahora me cueste mantenerme en pie, le gusta trasnochar y después dormir profundo como a mí.

* Brindo porque ya tiene sus amigos y porque muchos de ellos son los hijos de los amigos que me acompañaron sin renuncios durante mi embarazo y que ya estaban desde mucho antes.

* Brindo porque pude sin un compañero cerca. Porque en el andar con mi hija me reconocí mucho más fuerte de lo que creía ser y también mucho más vulnerable.

* Brindo por cada “Te amo mucho Mamá” porque ya empezó a entender que el amor es el motor de todo. Porque gracias a ella confirmé que es cierto que hay amores incondicionales y para toda la vida.

* Brindo porque inventa canciones y baila mientras se mira en su sombra, en los vidrios o en los espejos.

* Brindo por sus “Mamá, ¿me hacés caricitas?” y por los “Mejor no, porque mamá se enoja”.

* Brindo por sus “¿Estás bien Mamá?” cuando escucha que se me cayó algún plato en la cocina o estoy con tos.

* Brindo porque ya vimos nuestra primera película juntas tiradas en el suelo y porque eligió “Up”, una mezcla de vuelos, amor, sueños y destino.

* Brindo porque gracias a ella volví a escribir.

* Brindo porque para muchos ya no soy Valeria sino la Mamá de Eva.

* Brindo porque cada 13 vuelvo a ser chiquita un poco.

* Brindo porque, cuando vuelvo al pasado cercano, confirmo que escuché mi deseo a tiempo. Brindo porque se hizo realidad.

* Brindo porque mi hija ya aprendió a brindar y todas las noches pedimos deseos juntas con los ojos cerrados. Los míos siguen siendo todos para ella.

Eva cumple 2!