¡Africa nuestra!

“Hola Vale! Reservate el martes a la noche porque quiero invitar a los Playing For Change a tocar y comer a casa”…. “Uff qué emoción… Allí estaremos”

evaconplayingEl martes fue el Día del Afroargentino y no tuvimos que subirnos a un avión para empezar a disfrutar “nuestra semana afro” en Buenos Aires. Ese día, cruzamos la ciudad para escuchar a los Playing for Change a la luz del fogón. Evangelina llegó tímida y terminó tocando con ellos la guitarra como si supiera. Fue un momento inolvidable.

El sábado y a puro sol nos subimos a un colectivo rumbo al Festival Quilombo en Parque Lezama para encontrarnos con miles de afrodescendientes de capital y alrededores. Ya en el viaje, hubo señales de que la elección había sido acertada. Conocimos a Crenilda, angoleña, modelo y especialista en pelo afro.

evacre“¡Qué linda sos! ¡Qué lindo pelo!”, le dijo a Eva mientras ella la miraba de reojo. “Se pueden hacer muchas cosas. Es enrulado pero suave….”

Llegamos al parque hablando de productos naturales y peinados, del cumple de 4 de Eva, de sus días en Buenos Aires, de sus ganas de volver a Angola. Los africanos siempre quieren volver a Africa. Nunca reniegan de su tierra.

Con Eva recorrimos varios puestos atendidos por negros. Ella quiso pintarse la cara con arcilla y hacerse una trenza. Se detuvo inercialmente en el stand de Senegal. Se llevó un instrumento con música de caracoles. Charlamos con una negra alegre y colorida que sonrió con orgullo cuando le conté que el papá de Eva era de Dakar. “Por eso es tan bella”, dijo. Nos reímos.

La tarde se hizo de noche y hubo desfile con Crenilda incluída (terminó siendo nuestra amiga) y hasta un show de cierre. Eva bailó con un negro de la edad de su abuelo Mamadou y lagrimeó cuando nos tuvimos que ir.

evaPara cerrar nuestra semana, el domingo fuimos al show de los Playing for Change en el Progreso. La vi feliz reconociendo arriba y abajo del escenario a los músicos del martes. Ellos también la reconocieron con felicidad.

Acercar a Eva a sus raíces y tender un puente musical e imaginario hacia Africa. Ese fue el objetivo de esta semana increíble que vivimos. Hablo en plural porque a cada paso reconfirmé que en el mundo afro, ahora por ella pero también antes de ella, disfruto yo. Lo digo seguido: si tuve otra vida, seguramente fui negra.

Mientras escribo, leo por ahí que otra mamá soltera con su hija afroargentina va a viajar a fin de año a Africa para que vea a su papá. En nuestro caso, Amadou no venció todavía la barrera de mi bloqueo en el whatsapp y llamó una sola vez en los últimos dos meses para saber cómo está su hija.

Mientras tanto, Eva va más allá del mar. Y yo la llevo. Siguiendo a los Playing For Change en una de sus naves insignias diría: “No importa quién seas, no importa adonde vayas en la vida. En algún momento necesitarás a alguien que te acompañe”. Ahora la acompaño yo. Un día me dirá ella adonde quiere ir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *